RESILIENTES Y PERSEVERANTES

En Mensajes por Carlos CamachoLeave a Comment

En estos pasados meses, hay una palabra que ha sido utilizada frecuentemente en los medios sociales, televisión y radio para describir la condición de los puertorriqueños ante la catástrofe atmosférica que nos ha azotado con tanta fuerza.

Esa palabra es RESILIENCIA.

Pensaba que las personas estaban utilizando un anglicismo, refiriéndose a la palabra en inglés resilience, cuando en realidad lo que se pretendía significar era PERSEVERANCIA.

Y es que las dos palabras, al igual que sucedió la semana pasada con RECONSTRUCCIÓN y RESTAURACIÓN, son similares, pero tienen significados distintos.

Resiliencia = Capacidad de adaptación… frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos. Capacidad… para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido.

Otra definición dice: Cualidad de flexible, que puede ser doblado/a muchas veces sin romperse, volviendo después a su POSICIÓN INICIAL.

Perseverar = Mantenerse CONSTANTE en la prosecución de lo comenzado… Durar permanentemente o por largo tiempo.

Y creo que nosotros necesitamos ser ambas cosasRESILIENTES Y PERSEVERANTES.

Hay un pasaje bíblico en el Libro de Hebreos que me lleva a pensar que es la Voluntad expresa de Dios que seamos ambas cosas.

36 porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, OBTENGÁIS LA PROMESA. 37 Porque aún un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará. 38 Mas el justo vivirá por FE; y si retrocediere, no agradará a mi alma. 39 Pero nosotros NO somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen FE para preservación del alma.Hebreos 10:36-39 RV1960

Una vez nos convertimos en hijos de Dios y soldados en Su Reino, adquirimos una bienaventuranza de parte Suya, que nos permite resistir y perseverar en las peores de las condiciones.

Jesús viene pronto a buscar a Su pueblo y nos dice en Su palabra que aquellos que hayan sido RESILIENTES y PERSEVERANTES, serán los BIENAVENTURADOS.

37 Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, HALLE VELANDO; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y VENDRÁ A SERVIRLES. 38 Y aunque venga a la segunda vigilia, y aunque venga a la tercera vigilia, si los hallare así, BIENAVENTURADOS son aquellos siervos.Lucas 12:37-38 RV1960

Son grandes las promesas de Dios para aquellos hijos Suyos que Le esperen con expectativa y sin ser derrotados por las condiciones que les rodeen.

Puede ser que las adversidades y sufrimientos nos “doblen muchas veces”, pero nos mantendremos sin rompernos, volviendo después a nuestra condición inicial, aquella para lo cual nos levantó el Señor.

Escucha la promesa tan sublime que nos expresa el Apóstol Juan en el Libro de Apocalipsis, como parte del mensaje a la iglesia de Filadelfia --- la del amor fraternal.

10 Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. 11 He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. 12 Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y MI NOMBRE NUEVO.Apocalipsis 3:10-12 RV1960

Él está esperando a aquellos que van a ser RESILIENTES y PERSEVERANTES para recibirlos en la Nueva Jerusalén y darnos al fin el NOMBRE que quiso darnos desde el principio.

De manera que no podemos titubear en nuestra FE por las circunstancias que nos rodean.

No podemos mirar lo que nos rodea como si esa fuera la condición final que Dios tiene para nosotros.

Más bien tenemos que mantener nuestra FE en alto, sabiendo que Dios es nuestra fortaleza y refugio ante la tempestad.

17 Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo, y los labrados no den mantenimiento, y las ovejas sean quitadas de la majada, y no haya vacas en los corrales; 18 CON TODO, yo me alegraré en Jehová, y me gozaré en el Dios de mi salvación. 19 Jehová el Señor es MI FORTALEZA, el cual hace mis pies como de ciervas, y en mis alturas me hace andar.Habacuc 3:17-19 RV1960

¡SIN IMPORTAR LO QUE PUEDA SUCEDER!

Dios espera de nosotros que SIEMPRE estemos listos para reaccionar ante la adversidad con esperanza y con FE.

Puede ser que no veamos “la luz al otro lado del túnel”, pero conocemos Y SABEMOS que Él NUNCA nos fallará ni nos desamparará.

De manera que nuestra RESILIENCIA y nuestra PERSEVERANCIA no parten de nuestras propias fuerzas, sino de la AYUDA que Dios siempre nos brinda.

¡A Dios solamente sea la gloria por siempre!

Bendiciones,

Compartir Este Artículo:

Deja un comentario