La Insensatez de Un Gobernante

La Insensatez de Un Gobernante

In Mensajes by Carlos CamachoLeave a Comment

Antes de comenzar, quiero dejar patente y muy claro que NO soy político ni seguidor de NINGÚN partido político. Desde que voté por primera vez, he votado por personas y puestos y no por la plana de ningún partido. Por esta razón, me gustaría que mis comentarios no sean considerados como una expresión política de parte mía de uno u otro lado del espectro político.

Habiendo aclarado eso…

La Revolución de un Verano

Hemos experimentado lo que posiblemente puedan ser las dos semanas más significativas de la historia moderna de Puerto Rico. Un pueblo se unió, fuera de líneas partidistas y de clases sociales con un mismo sentir de indignación para atajar una corriente de corrupción y falta de sensibilidad a los más necesitados por parte de un gobernante y sus allegados, quienes demostraron total insensatez en sus actos.

El resultado ha sido que, por primera vez en la historia de las Américas (si no del mundo), un gobernante ha sido forzado a renunciar sin derramamiento de sangre y sin que se escuchara un solo disparo, de un lado o del otro.

Como cristiano que soy, estoy seguro de que Dios está haciendo algo grande en nuestro país. La pregunta clave es, ¿qué está haciendo Dios, cuál es Su propósito y qué desea enseñarnos a nosotros?

Veo un sector de la iglesia argumentando que esto es el castigo de Dios para un pueblo que se ha entregado a los pecados de Sodoma y Gomorra, ejemplificados por muchos de los artistas y demás “influenciadores” de los medios sociales que participaron de la marcha del miércoles.

Por otro lado, muchos otros cristianos llevamos años orando para que Dios limpie a Puerto Rico de toda índole de corrupción moral y gubernamental y entendemos que Dios está contestando al fin nuestras oraciones.

Por lo tanto,

¿Tenemos motivo de celebración por haber depuesto a un gobernante clara y expresamente corrupto?

¿O acaso estará Dios al filo de levantar Su mano poderosa contra Puerto Rico por las acciones que tantos de nosotros hemos permitido durante las pasadas décadas?

He escuchado argumentos, algunos convincentes y otros no tanto, que postulan ambas posibilidades con igual vehemencia.

Con estos pensamientos debatiéndose en mi mente, recordé un evento en el Antiguo Testamento que se parece tanto a lo que ha sucedido en Puerto Rico en las pasadas dos semanas, que hoy me veo en la obligación de compartirlo con la iglesia.

Los pasajes a los cuales me refiero están relacionados con uno de los reyes de Judá – Roboam, hijo de Salomón – quien heredó el reino de su padre al momento de su muerte, cuando contaba con 41 años.

Salomón Pierde la Gracia de Dios

El Rey Salomón había reinado inicialmente como escogido de Dios para suceder a su padre, David. En un principio, obró conforme al corazón de su padre y Dios le ofreció darle lo que quisiera, con tal de que se mantuviera haciendo lo que era la voluntad de Dios.

Mientras estuvo haciéndolo, fue bendecido por Dios con sabiduría, riquezas y tesoros más allá de lo que pudiera haber imaginado. Pero, al final de su vida, a Salomón le faltó la sabiduría y perdió la bendición para su descendencia por causa de su concupiscencia.

1 Reyes 11:1-3 RV1960

1 Pero el rey Salomón amó… a muchas mujeres extranjeras… de las cuales Jehová había dicho a los hijos de Israel: No os llegaréis a ellas, ni ellas se llegarán a vosotros; porque ciertamente harán inclinar vuestros corazones tras sus dioses… 3 Y tuvo setecientas mujeres reinas y trescientas concubinas; y sus mujeres DESVIARON SU CORAZÓN.

Ahora, la descendencia de Salomón tendría que soportar las consecuencias de sus actos, por causa de haberse dejado llevar por sus deseos carnales.

Todos sabemos que la corrupción en el gobierno NO comenzó con esta administración, sino que la administración del padre de nuestro todavía actual gobernante fue marcada por una gran cantidad de convicciones por el mismo concepto.

Jeroboam

Al final de su vida, Salomón tuvo que lidiar con muchos enemigos que quisieron rebelarse contra su gobierno, entre ellos, un hombre llamado Jeroboam, hijo de Nabat, procedente de Israel – la parte norte del reino de David y Salomón.

A este Jeroboam, se le profetizó que iba a obtener DIEZ de las doce tribus de Israel para gobernar sobre ellas…

1 Reyes 11:26-40 RV1960

26 También Jeroboam hijo de Nabat… alzó su mano contra el rey… saliendo Jeroboam de Jerusalén, le encontró en el camino el profeta Ahías… 30 Y tomando Ahías la capa nueva que tenía sobre sí, la rompió en doce pedazos, 31 y dijo a Jeroboam: Toma para ti los diez pedazos; porque así dijo Jehová Dios de Israel: He aquí que yo rompo el reino de la mano de Salomón, y a ti te daré diez tribus; 32 y él tendrá una tribu por amor a David mi siervo, y por amor a Jerusalén… 33 por cuanto me han dejado, y han adorado a Astoret diosa de los sidonios, a Quemos dios de Moab, y a Moloc dios de los hijos de Amón; y no han andado en mis caminos para hacer lo recto delante de mis ojos… 34 Pero no quitaré nada del reino de sus manos, sino que lo retendré por rey todos los días de su vida, por amor a David mi siervo, al cual yo elegí, y quien guardó mis mandamientos y mis estatutos. 35 Pero quitaré el reino de la mano de su hijo, y lo daré a ti, las diez tribus… 38 Y si prestares oído a todas las cosas que te mandare, y anduvieres en mis caminos, e hicieres lo recto delante de mis ojos, guardando mis estatutos y mis mandamientos… yo estaré contigo y te edificaré casa firme, como la edifiqué a David, y yo te entregaré a Israel. 39 Y yo afligiré a la descendencia de David a causa de esto, MAS NO PARA SIEMPRE. 40 Por esto Salomón procuró matar a Jeroboam, pero Jeroboam se levantó y huyó a Egipto.

Como toda promesa de parte de Dios, ésta venía con una condición: “si prestares oído a todas las cosas que te mandare, y anduvieres en mis caminos, e hicieres lo recto delante de mis ojos, guardando mis estatutos y mis mandamientos”.

Roboam Es Hecho Rey

 

2 Crónicas 9:31 RV1960

31 Y durmió Salomón con sus padres, y lo sepultaron en la ciudad de David su padre; y reinó en su lugar Roboam su hijo.

Esa es la primera vez que se menciona el nombre de Roboam en la Biblia. Aunque era un hombre que ya tenía 41 años, no conocemos nada de su niñez ni de sus obras hasta ese momento.

Algo muy similar a nuestro actual gobernante, del cual la mayoría del pueblo solamente sabía que era el hijo de otro gobernante anterior y comenzamos a conocerle una vez se lanzó en campaña.

Roboam y Jeroboam (Judá e Israel)

Finalmente, en el libro de 1 Reyes, vemos la historia de lo que pasó entre Roboam y Jeroboam – Judá e Israel…

1 Reyes 12:1-19 RV1960

1 Roboam fue a Siquem, porque todo Israel había venido a Siquem para hacerle rey. 2 Y aconteció que cuando lo oyó Jeroboam hijo de Nabat, que aún estaba en Egipto, adonde había huido de delante del rey Salomón, y habitaba en Egipto, 3 enviaron a llamarle. Vino, pues, Jeroboam, y toda la congregación de Israel, y hablaron a Roboam, diciendo: 4 Tu padre agravó nuestro yugo, mas ahora disminuye tú algo de la dura servidumbre de tu padre, y del yugo pesado que puso sobre nosotros, y te serviremos. 5 Y él les dijo: Idos, y de aquí a tres días volved a mí. Y el pueblo se fue.

Jeroboam venía en representación de Israel, la parte norte del Reino de David y Salomón, que comprendía las 10 tribus que el profeta Ahías había profetizado que le serían dadas por Dios. Eran todas las tribus, con la excepción de Judá y Benjamín.

Estoy seguro de que Jeroboam venía consciente de esa profecía y que la tenía fresca en su mente.

6 Entonces el rey Roboam pidió consejo de los ancianos que habían estado delante de Salomón su padre cuando vivía, y dijo: ¿Cómo aconsejáis vosotros que responda a este pueblo? 7 Y ellos le hablaron diciendo: Si tú fueres hoy siervo de este pueblo y lo sirvieres, y respondiéndoles buenas palabras les hablares, ellos TE SERVIRÁN PARA SIEMPRE.

La primera acción de Roboam fue la correcta, la que todo buen y sensato gobernante debe perseguir: consultar la sabiduría de los más experimentados.

Esos consejeros NO LE FALLARON, al contrario, le ofrecieron la mejor recomendación para lo que se avecinaba.

Pero el “muchacho de cuarenta y un años” decidió tomar otro rumbo y dirección…

8 Pero él dejó el consejo que los ancianos le habían dado, y pidió consejo de los jóvenes que se habían criado con él, y estaban delante de él. 9 Y les dijo: ¿Cómo aconsejáis vosotros que respondamos a este pueblo, que me ha hablado diciendo: Disminuye algo del yugo que tu padre puso sobre nosotros? 10 Entonces los jóvenes que se habían criado con él le respondieron diciendo: Así hablarás a este pueblo que te ha dicho estas palabras: Tu padre agravó nuestro yugo, mas tú disminúyenos algo; así les hablarás: El menor dedo de los míos es más grueso que los lomos de mi padre. 11 Ahora, pues, mi padre os cargó de pesado yugo, mas yo añadiré a vuestro yugo; mi padre os castigó con azotes, mas yo os castigaré con escorpiones.

Nuevamente, la similitud de este episodio con nuestra historia reciente es impactante.

Aquí está el hijo del Rey, el gobernante en propiedad, haciendo caso omiso de sus mejores consejeros, no tomando en cuenta las necesidades del pueblo que le fue dado y aliándose a los amigos de la infancia.

Eran esos los que le decían lo que deseaba escuchar. Eran esos los que compartían su apatía por las necesidades que pudiera tener un pueblo que estaba pasando por penurias y sufriendo el peso del yugo.

12 Al tercer día vino Jeroboam con todo el pueblo a Roboam, según el rey lo había mandado, diciendo: Volved a mí al tercer día. 13 Y el rey respondió al pueblo duramente, dejando el consejo que los ancianos le habían dado; 14 y les habló conforme al consejo de los jóvenes, diciendo: Mi padre agravó vuestro yugo, pero yo añadiré a vuestro yugo; mi padre os castigó con azotes, mas yo os castigaré con escorpiones.

15 Y NO OYÓ EL REY AL PUEBLO; porque era designio de Jehová para confirmar la palabra que Jehová había hablado por medio de Ahías silonita a Jeroboam hijo de Nabat.

Este fue el principio del fin del reinado de Roboam. Dios no estaba de parte suya ni de sus secuaces porque “NO OYÓ EL REY AL PUEBLO”. Habría resultados muy desagradables para el reino que había heredado.

16 Cuando todo el pueblo vio que el rey no les había oído, le respondió estas palabras, diciendo: ¿Qué parte tenemos nosotros con David? No tenemos heredad en el hijo de Isaí. ¡Israel, a tus tiendas! ¡Provee ahora en tu casa, David! Entonces Israel se fue a sus tiendas. 17 Pero reinó Roboam sobre los hijos de Israel que moraban en las ciudades de Judá. 18 Y el rey Roboam envió a Adoram, que estaba sobre los tributos; pero lo apedreó todo Israel, y murió. Entonces el rey Roboam se apresuró a subirse en un carro y huir a Jerusalén.

19 ASÍ SE APARTÓ ISRAEL DE LA CASA DE DAVID HASTA HOY.

Ya el reino no sería el mismo. La división y la guerra seguirían a Roboam y a Jeroboam todos los días del resto de sus vidas.

Más tarde, Jeroboam también se apartó de las ordenanzas de Dios y el pueblo de Israel comenzó nuevamente a adorar a un becerro, símbolo del desprecio que habían mostrado al Dios de sus padres.

Eso podría pasar con Puerto Rico también, si no tenemos cuidado.

Hay Esperanza en el Horizonte...

Pero creo que Dios está contando con una iglesia poderosa y firme que, más que nunca, salga a las calles, en medio de los malhablados, irreverentes, en fin, perdidos, para hacer la obra verdadera del Evangelio de Jesucristo.

Creo firmemente que, si Jesús hubiera estado vivo hoy entre nosotros, hubiera marchado y le hubiera llevado Su mensaje de salvación a los Ricky Martins, Calles 13, Moluscos y otros, del mismo modo que lo hizo cenando con publicanos y pecadores.

Creo firmemente que, si nos dedicamos a amar al pecador y buscarlo en donde este se encuentre, podremos hacer efectivamente la labor que Jesús nos encomendó de ir por todo el mundo, predicando el mensaje de las Buenas Nuevas.

Creo firmemente también que, si nos quedamos en la seguridad de las cuatro paredes de nuestros cómodos templos e iglesias, jamás van a llegar aquellos que necesitan escuchar el mensaje.

Del mismo modo, creo firmemente también que seremos perseguidos por hacerlo, tanto de un lado como del otro, porque solamente podrán escuchar aquellos que son los peces que Dios desea que pesquemos…

Mateo 5:11-12 RV1960 11 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. 12 Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.
Bendiciones,

Compartir Este Artículo:

Leave a Comment