El Amor del Padre

En Mensajes por Carlos CamachoLeave a Comment

Uno de los salmos de David que más nos inspiran a confiar en el cuidado y misericordia de Dios es el Salmo 63.

En él, David derrama su corazón delante de Dios y declara cómo le buscará desde la madrugada.

1 Dios, Dios mío eres tú; De madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, En tierra seca y árida donde no hay aguas, 2 Para ver tu poder y tu gloria, Así como te he mirado en el santuario. 3 Porque mejor es tu misericordia que la vida; Mis labios te alabarán. 4 Así te bendeciré en mi vida; En tu nombre alzaré mis manos. 5 Como de meollo y de grosura será saciada mi alma, Y con labios de júbilo te alabará mi boca, 6 Cuando me acuerde de ti en mi lecho, Cuando medite en ti en las vigilias de la noche. 7 Porque has sido mi socorro, Y así en la sombra de tus alas me regocijaré.

Salmos 63:1-7 RV1960

Cualquiera se imaginaría a David pasando por uno de los mejores períodos de su vida.

Pero eso no era así. David escribió este salmo estando en una de las peores situaciones que pudo experimentar en su vida – ¡la traición por parte de su propio hijo!

Traición de Absalón

1 Después Absalón compró un carruaje y caballos, y contrató a cincuenta guardaespaldas para que corrieran delante de él. 2 Cada mañana se levantaba temprano e iba a la puerta de la ciudad. Cuando la gente llevaba un caso al rey para que lo juzgara, Absalón le preguntaba de qué parte de Israel era, y la persona le mencionaba a qué tribu pertenecía. 3 Entonces Absalón le decía: Usted tiene muy buenos argumentos a su favor. ¡Es una pena que el rey no tenga disponible a nadie para que los escuche! 4 Qué lástima que no soy el juez; si lo fuera, todos podrían traerme sus casos para que los juzgara, y yo les haría justicia. 5 Cuando alguien trataba de inclinarse ante él, no lo permitía. En cambio, lo tomaba de la mano y lo besaba. 6 Absalón hacía esto con todos los que venían al rey por justicia, y de este modo se robaba el corazón de todo el pueblo de Israel.

2 Samuel 15:1-6 NTV

El corazón de Absalón fue malo desde el mismo comienzo.

Todo lo que hizo fue engaño y traición. Durante CUATRO AÑOS estuvo fraguando este enjambre de mentiras para hacerse del poder de la manera indebida.

Engaño de Absalón

7 Después de cuatro años, Absalón le dijo al rey: Permítame ir a Hebrón a ofrecer un sacrificio al SEÑOR y cumplir un voto que le hice. 8 Pues mientras su siervo estaba en Gesur en Aram, prometí que le ofrecería sacrificio al SEÑOR en Hebrón si me traía de regreso a Jerusalén. 9 Está bien, le dijo el rey. Ve y cumple tu voto. Así que Absalón se fue a Hebrón.

10 Pero mientras estaba allí, envió mensajeros secretos a todas las tribus de Israel para iniciar una rebelión contra el rey. Tan pronto como oigan el cuerno de carnero, decía el mensaje, deben decir: Absalón ha sido coronado rey en Hebrón. 11 Absalón llevó consigo a doscientos hombres de Jerusalén como invitados, pero ellos no sabían nada de sus intenciones. 12 Mientras Absalón ofrecía los sacrificios, mandó a buscar a Ahitofel, uno de los consejeros de David que vivía en Gilo. En poco tiempo muchos más se unieron a Absalón, y la conspiración cobró fuerza.

2 Samuel 15:7-12 NTV

El amor de David por su hijo se demuestra en primer lugar en la manera en que estuvo de acuerdo con que se fuera a Hebrón.

Jamás pasó por su mente la posibilidad de que su propio hijo pudiera estar tramando semejante barbaridad a sus espaldas.

Reacción de David

13 Pronto llegó un mensajero a Jerusalén para decirle a David: ¡Todo Israel se ha unido a Absalón en una conspiración en su contra! 14 Entonces debemos huir de inmediato, ¡si no será muy tarde!, David dijo a sus hombres. ¡Apresúrense! Si salimos de Jerusalén antes de que llegue Absalón, tanto nosotros como la ciudad nos salvaremos del desastre. 15 Estamos con usted, respondieron sus consejeros. Haga lo que mejor le parezca. 16 Entonces el rey salió de inmediato junto con todos los de su casa. No dejó a nadie excepto a diez de sus concubinas para que cuidaran el palacio.

2 Samuel 15:13-16 NTV

David decide NO HACERLE FRENTE A SU HIJO, sino todo lo contrario, se marcha de Jerusalén y le deja el paso libre, posiblemente pensando en el bienestar del resto de su familia.

Entonces, David se dirige a la cuesta del Monte de los Olivos, donde algún día su descendiente divino – Jesús – pasaría horas de tormento antes de Su muerte en la cruz del Calvario.

En el Monte de los Olivos

30 Entonces David subió el camino que lleva al monte de los Olivos, llorando mientras caminaba. Llevaba la cabeza cubierta y los pies descalzos en señal de duelo. Las personas que iban con él también se cubrieron la cabeza y lloraron mientras subían el monte. 31 Cuando alguien le dijo a David que su consejero Ahitofel ahora respaldaba a Absalón, David oró: ¡Oh SEÑOR, haz que Ahitofel le dé consejos necios a Absalón!

2 Samuel 15:30-37 NTV

Creo que fue en este lugar que David compuso el Salmo 63.

En ningún momento, David emitió juicio alguno contra su hijo o contra su consejero.

Puso todo en las manos de Dios y confió en Su misericordia para que se pudiera levantar nuevamente al lugar que le correspondía solamente a él.

Absalón Difama a Su Padre

15 Mientras tanto, Absalón y todo el ejército de Israel llegaron a Jerusalén acompañados por Ahitofel.

20 Después Absalón se volvió a Ahitofel y le preguntó: ¿Qué debo hacer ahora? 21 Ve y acuéstate con las concubinas de tu padre, contestó Ahitofel, porque él las dejó aquí para que cuidaran el palacio. Entonces todo Israel sabrá que has insultado a tu padre más allá de toda esperanza de reconciliación, y el pueblo te dará su apoyo. 22 Entonces levantaron una carpa en la azotea del palacio para que todos pudieran verla, y Absalón entró y tuvo sexo con las concubinas de su padre. 23 Absalón siguió el consejo de Ahitofel, tal como lo había hecho David, porque cada palabra que decía Ahitofel parecía tan sabia como si hubiera salido directamente de la boca de Dios.

2 Samuel 16:15; 20-23 NTV

Absalón decidió ofender aun más el recuerdo y la nobleza de su padre.

¿Qué clase de hijo puede cometer semejante atrocidad contra el autor de sus días?

Así mismo hemos sido nosotros una y otra vez delante de nuestro Padre celestial. Le ofendemos de palabra y obra tantas veces que perdemos la cuenta.

Pero la misericordia de un Padre puede mucho más que las ofensas en su contra…

Muere Absalón

5 Entonces el rey les dio esta orden a Joab, a Abisai y a Itai: —Por consideración a mí, traten con bondad al joven Absalón. Y todas las tropas escucharon que el rey daba esta orden a sus comandantes. 6 Así que comenzó la batalla en el bosque de Efraín, 7 y los hombres de David rechazaron los ataques de las tropas israelitas. Aquel día hubo una gran matanza, y veinte mil hombres perdieron la vida. 8 La batalla se extendió con furor por todo el campo, y perecieron en el bosque más hombres que los que murieron a espada. 9 Durante la batalla, Absalón se cruzó con algunos hombres de David. Trató de escapar en su mula, pero al pasar cabalgando debajo de un gran árbol, su cabello* se enredó en las gruesas ramas. La mula siguió y dejó a Absalón suspendido en el aire. 10 Entonces uno de los hombres de David vio lo que había pasado y le dijo a Joab: —Vi a Absalón colgando de un gran árbol. 11 ¿Qué?, preguntó Joab. ¿Lo viste ahí y no lo mataste? ¡Te hubiera recompensado con diez piezas de plata y un cinturón de héroe! 12 No mataría al hijo del rey ni por mil piezas de plata, le respondió el hombre a Joab. Todos escuchamos lo que el rey les dijo a usted, a Abisai y a Itai: Por consideración a mí, por favor perdonen la vida del joven Absalón. 13 Si yo hubiera traicionado al rey y matado a su hijo, y de seguro el rey descubriría quién lo hizo, usted sería el primero en abandonarme a mi suerte.

14 Basta ya de esta tontería, dijo Joab. Enseguida Joab tomó tres dagas y las clavó en el corazón de Absalón mientras estaba colgado, todavía vivo, del gran árbol. 15 Luego diez jóvenes escuderos de Joab rodearon a Absalón y lo remataron. 16 Entonces Joab hizo sonar el cuerno de carnero, y sus hombres regresaron de perseguir al ejército de Israel. 17 Arrojaron el cuerpo de Absalón dentro de un hoyo grande en el bosque y encima apilaron un montón de piedras. Y todo Israel huyó a sus hogares.

2 Samuel 18:5-17 NTV

Si terrible era Absalón, más terrible aún era Joab.

Sabiendo que David quería que su hijo fuera salvo, no tuvo reparo ninguno en asesinarlo como un vil criminal.

El Rey David tenía traición por todas partes.

Semejante a Aquél que también estuvo en el Monte de los Olivos para luego ser entregado como un vil criminal por uno de sus amados discípulos.

David Llora a Su Hijo

31 Enseguida el etíope llegó y le dijo: —Tengo buenas noticias para mi señor el rey. Hoy el SEÑOR lo ha librado de todos los que se rebelaron en su contra. 32 —¿Qué me dices del joven Absalón? —preguntó el rey—. ¿Se encuentra bien? Y el etíope contestó: —¡Que todos sus enemigos, mi señor el rey, ahora y en el futuro, corran con la misma suerte de ese joven! 33 Entonces el rey se sintió ABRUMADO por la emoción. Subió a la habitación que estaba sobre la entrada y se echó a llorar. Y mientras subía, clamaba: «¡Oh, mi hijo Absalón! ¡Hijo mío, hijo mío Absalón! ¡Si tan sólo yo hubiera muerto en tu lugar! ¡Oh Absalón, mi hijo, mi hijo!».

2 Samuel 18:31-33 NTV

Es la reacción de un padre dolido por la muerte de su hijo.

No importaba lo que su hijo hubiera hecho, no significaba nada su maldad o su traición.

Lo único que pesaba en el corazón del Rey era NO PODER MORIR EN LUGAR DE SU HIJO AMADO.

¿Cómo habrá sido la reacción de Dios Padre en el momento de la muerte de Su Hijo Amado?

Una espada de dolor tuvo que cruzar el corazón de Dios de la misma manera que pasó con David.

Pero, como David, estuvo dispuesto a perdonar a aquellos que fueron responsables.

Y ese perdón llega hasta nuestros tiempos y nos permite disfrutar de la Vida eterna que Él nos ofrece.

Un hijo murió como traidor… El otro Hijo murió como REDENTOR del mundo.

Y el Amor del Padre se extiende, a través de la muerte de Su Hijo, a cada uno de nosotros.

Bendiciones,

Compartir Este Artículo:

Deja un comentario