Dejemos la Angustia

Dejemos de Angustiarnos

In Mensajesby Carlos CamachoLeave a Comment

Quizás muchos de ustedes saben que usualmente me refiero a la depresión como un demonio; como uno de los ataques principales de Satanás para tratar de detener la obra de la Iglesia de Jesucristo en la tierra.

¿Es esta expresión mía bíblica? ¿Existe algún verso en la Biblia que hable de la depresión?

No, y no.

La Biblia NO habla de depresión, pero definitivamente se refiere a ella de otras maneras y en múltiples pasajes.

La palabra que se utiliza en lugar de depresión es la ANGUSTIA.

Así, el salmista Asaf describe admirablemente los síntomas que todos conocemos como depresión severa:

2 Al Señor busqué en el día de mi angustia; Alzaba a él mis manos de noche, sin descanso; Mi alma rehusaba consuelo. 3 Me acordaba de Dios, y me conmovía; Me quejaba, y desmayaba mi espíritu. 4 No me dejabas pegar los ojos; Estaba yo quebrantado, y no hablaba. 5 Consideraba los días desde el principio, Los años de los siglos. 6 Me acordaba de mis cánticos de noche; Meditaba en mi corazón, Y mi espíritu inquiría: 7 ¿Desechará el Señor para siempre, Y no volverá más a sernos propicio? 8 ¿Ha cesado para siempre su misericordia? ¿Se ha acabado perpetuamente su promesa? 9 ¿Ha olvidado Dios el tener misericordia? ¿Ha encerrado con ira sus piedades?

10 Dije: ENFERMEDAD MÍA ES ESTA; Traeré, pues, a la memoria los años de la diestra del Altísimo. 11 Me acordaré de las obras de JAH; Sí, haré yo memoria de tus maravillas antiguas. 12 Meditaré en todas tus obras, Y hablaré de tus hechos. 13 Oh Dios, santo es tu camino; ¿Qué dios es grande como nuestro Dios?

Salmos 77:2-13 RV1960

Y el Rey David clama de esta manera:

9 Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy en angustia; Se han consumido de tristeza mis ojos, mi alma también y mi cuerpo. 10 Porque mi vida se va gastando de dolor, y mis años de suspirar; Se agotan mis fuerzas a causa de mi iniquidad, y mis huesos se han consumido. 11 De todos mis enemigos soy objeto de oprobio, Y de mis vecinos mucho más, y el horror de mis conocidos; Los que me ven fuera huyen de mí. 12 He sido olvidado de su corazón como un muerto; He venido a ser como un vaso quebrado. 13 Porque oigo la calumnia de muchos; El miedo me asalta por todas partes, Mientras consultan juntos contra mí E idean quitarme la vida. 14 Mas yo en ti confío, oh Jehová; Digo: Tú eres mi Dios. 15 En tu mano están mis tiempos; Líbrame de la mano de mis enemigos y de mis perseguidores. 16 Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo; Sálvame por tu misericordia.

Salmos 31:9-16 RV1960

6 En mi angustia invoqué a Jehová, Y clamé a mi Dios. El oyó mi voz desde su templo, Y mi clamor llegó delante de él, a sus oídos.

Salmos 18:6 RV1960

¿Qué pueden hacer los que sufren de depresión?

  1. Asegurarse de estar firmes en la Palabra, aun cuando no sientan deseos de hacerlo.
    Las emociones pueden confundirnos, pero la Palabra de Dios permanece firme e inmutable.
  2. Mantener firme nuestra fe en Dios, y más cuando pasemos por tribulaciones y tentaciones.
    La Biblia nos dice que Dios nunca permitirá en nuestras vidas tentaciones que estén más allá de nuestra capacidad para manejarlas

  3. No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

    1 Corintios 10:13 RV1960
  4. El estar deprimido no es pecado, pero el cristiano sí es responsable de la manera cómo RESPONDA a la aflicción, incluyendo el obtener la ayuda profesional que necesite.

Alternativas para luchar contra la depresión:

Debemos estar siempre llenos de gozo y alabanza:

Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!

Filipenses 4:4 RV1960

11 Y otra vez: Alabad al Señor todos los gentiles, Y magnificadle todos los pueblos.

Romanos 15:11 RV1960

Pero esto no es fácil para alguien que atraviesa por una situación de depresión, aunque, a través de los dones de Dios, podemos buscar alivio para la depresión en:

  1. La oración
  2. Estudios bíblicos y su aplicación
  3. Grupos de soporte
  4. Grupos en casas
  5. Compañerismo con otros creyentes
  6. El perdón
  7. La consejería.

Tenemos que esforzarnos conscientemente para no estar metidos en nosotros mismos, sino dirigir nuestros esfuerzos al exterior.

La depresión muchas veces tiene solución cuando el que sufre quita la atención de sí mismo y la pone en Cristo y los demás.

Razones para la depresión desde un punto de vista espiritual:

  1. Distanciamiento existente del Creador.
  2. Ausencia de fe y esperanza, que impide ver más allá de los problemas, de los traumas y de las dificultades de la vida.

El apóstol Pablo tuvo sus momentos de mucha depresión cuando se vio solo en una celda obscura, fría y húmeda.

Pudo haberse recreado en el sufrimiento del pasado, pero decidió tener fe en el futuro y estar alegre y agradecido.

13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: OLVIDANDO ciertamente lo que queda atrás, y EXTENDIÉNDOME a lo que está delante, 14 prosigo a la meta, al PREMIO del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Filipenses 3:13-14 RV1960

De manera que existe la posibilidad de transformar nuestras vidas desde adentro hacia afuera, a pesar del engaño que el enemigo quiera mostrarnos con sus ataques de depresión.

Olvidamos las cosas que quedan atrás y miramos y nos extendemos hacia las cosas que todavía Dios guarda para los que Le aman.

Bendiciones,

Compartir Este Artículo:

Leave a Comment