Ahora Somos Hijos de Dios

En Mensajes por Carlos CamachoLeave a Comment

El otro día, en una estación de gasolina, mientras esperaba en la fila, escuché la siguiente conversación:

  • ¿Ése es nieto tuyo?
  • Todos somos familia, porque todos somos hijos de Dios
  • ¡Wow! Palabras profundas…

de la cual fui testigo involuntario, me puso a pensar con detenimiento en varias cosas.Esa conversación,

En primer lugar, el concepto de que TODOS somos hijos de Dios, que abraza la mayoría de las personas y que, lamentablemente, está equivocado cuando lo confrontamos con lo que nos dice la Palabra de Dios:

1 Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto EL MUNDO no nos conoce, porque no le conoció A ÉL. 2 Amados, AHORA SOMOS HIJOS DE DIOS, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.1 Juan 3:1-2 RV1960

Vemos claramente cómo NO es por otra cosa que no sea el GRAN AMOR de Dios por Su creación que permite que nosotros seamos llamados HIJOS DE DIOS.

Todos los seres humanos somos CRIATURA de Dios, creación Suya, pero esto no significa que todos seamos Sus hijos.

Para ser merecedores del título ‘Hijos de Dios’, hay unos requisitos que debemos cumplir y, una vez cumplidos los requisitos, entonces podemos obtener el título:

3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro. 4 Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. 5 Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y NO HAY PECADO EN ÉL.1 Juan 3:3-5 RV1960

Solamente aquellos que hemos TOMADO LA DECISIÓN de tratar de ser cada vez más COMO ÉL, somos los referidos por el Apóstol Juan en su carta.

Aún más, continúa diciéndonos:

6 Todo aquel que permanece en él, NO PECA; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido. 7 Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo. 8 El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para DESHACER las obras del diablo.

9 Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es NACIDO DE DIOS. 10 En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, NO ES DE DIOS.

1 Juan 3:6-10 RV1960

Mientras estábamos “en el mundo”, así como muchos que aún andan en el mismo, NO podíamos ser hijos de Dios, porque ni siquiera podíamos entender la seriedad e importancia que conlleva querer ser hijos Suyos.

Jesús vino a preparar a los Suyos para que volvieran a los caminos de Su Padre. Sin embargo, aquellos a quienes Él vino a salvar Lo rechazaron.

Eso mismo le pasa a todo aquel que busca a Dios solamente cuando Lo necesita para que le resuelva los problemas en que se ha metido o cuando hay alguna enfermedad grave, etc.

10 En el mundo ESTABA, y el mundo por él FUE HECHO; pero el mundo NO LE CONOCIÓ.

11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. 12 Mas a TODOS los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio POTESTAD de SER HECHOS hijos de Dios; 13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, SINO DE DIOS.

Juan 1:10-13 RV1960

A “TODOS LOS QUE LE RECIBIERON, A LOS QUE CREEN EN SU NOMBRE”.

¿Pertenecemos a ese grupo, o somos extraños que solamente pensamos en la bondad de Dios cuando nos hace falta salir de algún atolladero?

Dice que “se les dio POTESTAD” de ser hechos hijos Suyos.

Quiere decir que es una AUTORIDAD de Dios que solamente es dada a aquellos que estén dispuestos a seguir con la obra que vino a hacer Jesús.

El Espíritu Santo nos guía a la verdad de Dios y Pablo nos lo recuerda en el Libro a los Romanos:

14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, ÉSTOS son hijos de Dios. 15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el ESPÍRITU DE ADOPCIÓN, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! 16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, SI ES QUE PADECEMOS juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.Romanos 8:14-19 RV1960

Por cuanto, es el Espíritu Santo Quien nos revela claramente nuestra condición de hijos de Dios.

Tenemos que permitir que el Espíritu Santo nos guíe para llevarnos a esa realización.

Por consiguiente, solamente aquellos que comparten ciertas características pueden ser llamados hijos de Dios.

1 Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él. 2 En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. 3 Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos. 4 Porque todo lo que es nacido de Dios VENCE AL MUNDO; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, NUESTRA FE. 5 ¿Quién es el que vence al mundo, sino EL QUE CREE QUE JESÚS ES EL HIJO DE DIOS?1 Juan 5:1-5 RV1960

Somos nacidos de Dios, ¡y estamos en pie de lucha para VENCER AL MUNDO!

Si podemos creer lo que nos dice Su Palabra, ¡AHORA SOMOS HIJOS DE DIOS!

Bendiciones,

Compartir Este Artículo:

Deja un comentario