Obediencia

Salvando al Perdido

Porque de Tal Manera…

Juan 3:16-21 NTV Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. No hay condenación para todo…

Verdadero Arrepentimiento

En el capítulo 7 del Libro del profeta Jeremías, Dios habla palabras duras a un pueblo rebelde que se ha alejado de Su presencia y de la cubierta de Su protección divina. La decadencia y el descuido en la adoración y la ministración delante del Señor ha llegado a tal punto, que ya Dios ha decidido ciertamente entregarlos a sus enemigos y permitir que desaparezca aquél Templo en el cual Él había decidido habitar de manera permanente…