Blog

¡Qué Responsabilidad Inmensa!

Categories: Pastor Carlos

ayuno-ponceCarta abierta a mis hermanos ministros:

Este próximo lunes, 24 de agosto de 2015, con el favor de Dios, nos volveremos a reunir de 5:00 a 6:00 AM por los siguientes 40 días, en los cuales estaremos buscando acercarnos cada vez más a Dios en arrepentimiento, humillación y sumisión, tomando en cuenta los acontecimientos que aquejan a nuestra ciudad, nuestro país y el mundo entero.

Recientemente, un Pastor muy querido trajo algo a mi atención que me sacudió profundamente y me puso a pensar seriamente en la responsabilidad tan grande de una convocatoria de este tipo.

Me recordó que, aunque la iglesia está acostumbrada a orar constantemente por esta o aquella petición, tanto personal como colectiva, cuando llegan a nosotros noticias de que hay un paciente en “intensivo” dejamos todas las demás peticiones para concentrarnos de lleno en el caso que tenemos por delante. También me expresó su opinión particular acerca de lo que él entendía que era el peor caso de “intensivo” que ataca a nuestro país hoy día.

Inmediatamente, me sentí muy impactado y busqué el corazón de Dios para confirmar si nuestro llamado al Ayuno y Oración y los temas o motivos de oración que habíamos acordado como guía para estos 40 días estaban basados en Su corazón o en el nuestro.

El Señor me llevó a recordar la ocasión reciente en la cual tuvimos que pasar la noche en la Sala de Emergencias del Centro Médico con mi padre de 91 años. En aquella ocasión, mi padre fue puesto en una camilla en uno de los pasillos abarrotados de la Sala, junto a una multitud de personas con diversas situaciones — TODAS ELLAS MUY SERIAS Y DE MUCHO CUIDADO.

Vi claramente entonces, cómo el Señor me mostraba que son MUCHOS los pacientes de “intensivo” en nuestra ciudad y nuestro país hoy día. Cada uno de nosotros puede pensar que nuestro “caso” es el más importante de todos, pero realmente TODOS necesitan la misma intensidad de intercesión de parte del Cuerpo de Cristo.

Tenemos, pues, varias alternativas delante de nosotros:

  • Podemos seguir cada uno reclamando “trato especial” para nuestro propio paciente de “intensivo”… O podemos mirar alrededor y darnos cuenta que Puerto Rico se ha convertido en una Sala de Emergencias que está LLENA y que TODOS esos pacientes necesitan IGUAL ATENCIÓN.
  • Podemos encarnar el “espíritu de Tomás” y decidir que no vamos a continuar orando y ayunando como iglesia porque NO HEMOS VISTO EVIDENCIA DE COSAS “CONCRETAS” QUE HAYAN SUCEDIDO… O podemos darnos cuenta que el primer milagro del ayuno del año pasado fue lograr que CIENTOS de hermanos de TANTAS denominaciones distintas pudieran darse cita día a día en una actitud correcta de humillación y arrepentimiento delante de Dios, sin protagonismos ni peticiones personales de bendición.

No podemos encerrarnos en nuestros mundos particulares y negarnos a dejar a un lado nuestras diferencias, interpretaciones, opiniones y riñas (sean públicas o privadas) que lo único que hacen es darle ventaja al enemigo de las almas.

El mundo entero está en crisis. Dios nos ha convocado y debemos escucharle y RESPONDER A SU LLAMADO. Esto no se trata de ninguno de nosotros, sino de Dios. Nos está pidiendo que NOS UNAMOS para poder vencer lo que nos acecha como Cuerpo.

Dios NO está llamando a la iglesia de Ponce, ni a la iglesia de Puerto Rico, sino a la iglesia del MUNDO ENTERO al arrepentimiento y la humillación. A dejar nuestros eventos, programas y proyectos a un lado para poner atención a lo que está en Su corazón.

¿Sabemos lo que hay en la mente de Dios? NO, es necesario que lo busquemos y nos acerquemos a Él en espíritu y EN VERDAD, para que Su gracia se pueda manifestar sobre los que han decidido seguir y obedecerle.

Las cosas pueden estar “malas” en Ponce, es verdad, pero están pasando demasiadas otras cosas alrededor del mundo como para que las ignoremos:

  • Los sistemas financieros están colapsando en muchos países, incluyendo China y Estados Unidos — Puerto Rico no está exento de sufrir las consecuencias.
  • El cambio climático global ya no puede ser negado — el año 2015 ha sido declarado como el año y julio el mes más calientes desde que se llevan registros del clima global.
  • La persecución contra la iglesia está rampante alrededor del mundo, especialmente en Asia, África y el Medio Oriente. En este sentido, en Ponce y Puerto Rico todavía estamos bendecidos, aunque la situación está cambiando diariamente.
  • El surgimiento de movimientos radicales islámicos y otros terroristas amenazan la seguridad y la paz del mundo entero, exportando su estilo de “guerra” a las puertas de Europa, América, Asia y África.
  • Hoy día, el mundo sufre la mayor cantidad de migrantes por causa de conflictos bélicos en la historia — se calcula que unos 5 MILLONES de personas han sido desplazadas como refugiados o expatriados, un aumento de 8.3 MILLONES, solamente en el pasado año.
  • Y hemos sido testigos de la destrucción metódica y sistemática de los principios de la familia tradicional en TODOS los niveles: abortos, infantes, niños en edad escolar, jóvenes, educación, abuso, bullying, matrimonios destrozados, hogares disfuncionales, “matrimonios” entre personas del mismo sexo, etc.

Debemos evitar concentrarnos en nuestras prioridades y concentrarnos en las prioridades que Dios desee establecer en este tiempo — no solamente en Puerto Rico, sino en el mundo entero. Eso solamente lo lograremos viniendo ante Su presencia UNIDOS y ESFORZADOS en la BATALLA que enfrentamos, “porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas…”

Lo IMPERATIVO es que TODOS estemos en un mismo espíritu, UNÁNIMES juntos, al momento de ser dirigidos por los hermanos a cuyo cargo esté la oración de ese día. Dejemos que sea el Espíritu Santo Quien nos guíe. No le pongamos trabas de antemano.

Los temas de oración seleccionados son tan solo una lista de sugerencias o guías, basadas en las preferencias que los pastores y ministros que asistieron a la reunión inicial de organización del ayuno nos entregaron — NO ES NECESARIO ORAR POR CADA UNO DE ESOS TEMAS NI POR NINGUNO DE ELLOS EN PARTICULAR.

Cada pastor / ministro / sacerdote debe sentirse LIBRE para que el Señor le pueda dictaminar los motivos de oración que ÉL DESEA que se toquen en el día que le corresponda a su grupo.

El año pasado lo logramos en la mayoría de los días que estuvimos reunidos. NO HAY RAZÓN POR LA CUAL NO PODAMOS LOGRARLO TAMBIÉN ESTE AÑO.

“Cuando él entró en casa, sus discípulos le preguntaron aparte: ¿Por qué nosotros no pudimos echarle fuera? Y les dijo: ESTE GÉNERO con NADA puede salir, sino con ORACIÓN y AYUNO.” (Marcos 9:28-29)

Que la paz de Dios, que sobrepasa TODO entendimiento, llene nuestras almas hoy y cada día.

Bendiciones,

[carlos-signature]

Author: Carlos Camacho

Deja un comentario