Blog

Enfrentando un Nuevo Año Sin Temor

Categories: Pastor Carlos

La Incomparable gracia de Dios

Si nos dejamos llevar por los titulares de los periódicos, las imágenes de los noticieros de televisión, los “comentaristas” radiales y otras fuentes similares de información, estamos comenzando el 2012 enfrentándonos a un año catastrófico y terrible.

Tal pareciera que muchos cristianos también han sucumbido antes las noticias de desastre, desasosiego y desesperación y han “tirado la toalla” para recibir un año que a todas luces se ve como un desastre colectivo.

Me parece estar reviviendo la historia de la salida de Egipto por parte del pueblo de Israel. Para ellos, también era un “nuevo año” – el año agradable de Dios, el año de la buena voluntad de Dios para ellos (Isaías 61:2) – el año de la gran bendición de la liberación de la esclavitud y la entrega de la promesa dada por Dios a Abraham tantos años antes.

Antes de entrar a la Tierra Prometida, Moisés envió a doce espías a reconocer el terreno para estar listos para lo que se avecinaba. Es importante que reconozcamos la tierra siempre para estar SEGUROS que es la tierra de bendición de Dios la que estamos a punto de pisar.

Números 13:26-33 RV 1960
26 Y anduvieron y vinieron [los espías] a Moisés y a Aarón, y a toda la congregación de los hijos de Israel, en el desierto de Parán, en Cades, y dieron la información a ellos y a toda la congregación, y les mostraron el fruto de la tierra. 27 Y les contaron, diciendo: Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que CIERTAMENTE FLUYE LECHE Y MIEL; y este es el fruto de ella.

Hasta este momento, el relato es poderoso y alentador. CIERTAMENTE es la tierra prometida por Dios al padre Abraham – ES TIERRA QUE FLUYE LECHE Y MIEL. Es la tierra de la BENDICIÓN SUPERABUNDANTE.

Pero no dura mucho la revelación de esta verdad inconmovible, inmediatamente pasan a dar un informe completamente negativo que se parece a los noticieros de hoy día.

Sí, es verdad que esta es la tierra de bendición y que tendremos allí muchísimo más de lo que merecemos, pero… y comienza una letanía de cosas terribles que habían encontrado y que les habían causado temor y espanto.

28 Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac. 29 Amalec habita el Neguev, y el heteo, el jebuseo y el amorreo habitan en el monte, y el cananeo habita junto al mar, y a la ribera del Jordán.

En lugar de celebrar la bendición, estaban pasmados y asustados por la presencia de sus enemigos en aquella tierra – seis pueblos que se les enfrentarían y les “harían la vida imposible”.

Pero no todos los que subieron a reconocer la tierra tenían el mismo espíritu.

30 Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque MÁS PODREMOS NOSOTROS QUE ELLOS.

Este es uno de los versículos bíblicos más poderosos que he encontrado para cada ocasión que he enfrentado en mi vida en que mi ánimo y valor están a punto de ceder ante la duda y el temor.

Caleb demostró la seguridad que otorga la FE.

Claro que en nuestro caminar enfrentaremos gigantes y veremos situaciones y cosas que nos harán desfallecer.

Pero nos levantamos CON FE en las promesas que Dios nos ha otorgado como Su pueblo preferido, título al cual no tendríamos derecho si no hubiera sido por la incredulidad del pueblo original de Dios cuando envió a Su Hijo amado a rescatar la humanidad del pecado.

Los diez espías cobardes (porque esta es la única manera para describirles) se levantaron y volvieron a predicar la catástrofe.

31 Mas los varones que subieron con él, dijeron: NO PODREMOS subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros. 32 Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. 33 También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos.

El TEMOR nos paraliza. Quizá realmente vieron gigantes, pero estoy seguro que en sus mentes los vieron con el DOBLE de estatura. Siempre el temor hará que amplifiquemos nuestros problemas y los veremos MUCHO MÁS GRANDES de lo que realmente son.

Pero la cordura prevaleció sobre la locura colectiva aquél día. Nuevamente se levanta el paladín Caleb, junto con Josué, y ambos rechazan la opinión popular del momento para hacer valer los principios de lo que Dios ya antes les había prometido.

Números 14:6-9 RV 1960
6 Y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos, 7 y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. 8 Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y NOS LA ENTREGARÁ; tierra que fluye leche y miel. 9 Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros LOS COMEREMOS COMO PAN; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis.

Nosotros también COMEREMOS COMO PAN todas las dificultades que vengan con el nuevo año.

Si vienen gigantes contra nosotros, los veremos como lo que son: ENANOS delante del poder de nuestro Dios. Si vienen contra nosotros “con espada y jabalina” nosotros iremos contra ellos “con el poder de nuestro Dios” y sucumbirán ante Su poder.

Dios se enojó de tal manera contra Su pueblo, que amenazó con eliminarlos de la faz de la tierra y le ofreció a Moisés colocarle al frente de otro pueblo para que le sirvieran.

Moisés, en un ejemplo poderoso de intercesión, se postró delante de Dios y Le convenció para que no hiciera tal cosa contra Su propio pueblo – el pueblo de la PROMESA, al cual acababa de libertar de la esclavitud y servidumbre.

Así que Dios le dijo a Moisés:

Números 14:20 RV 1960
20 … Yo lo he perdonado conforme a tu dicho. 21 Mas tan ciertamente como vivo yo, y mi gloria llena toda la tierra, 22 todos los que vieron mi gloria y mis señales que he hecho en Egipto y en el desierto, y me han tentado ya diez veces, Y NO HAN OÍDO MI VOZ, 23 no verán la tierra de la cual juré a sus padres; no, ninguno de los que me han irritado la verá. 24 Pero a mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él OTRO ESPÍRITU, y DECIDIÓ ir en pos de mí, yo le meteré en la tierra donde entró, y su descendencia la tendrá en posesión.

Aquellos que no escuchan la voz de Dios NO VERÁN NUNCA SUS BENDICIONES. Él se encargará de echar fuera de Su Tierra Prometida a todos aquellos que Le han irritado.

Pero los que tengamos OTRO ESPÍRITU y TOMEMOS LA DECISIÓN de marchar tras de él TENDREMOS POSESIÓN DE LA TIERRA DE BENDICIÓN QUE DIOS TIENE PARA NOSOTROS. ¡ALELUYA!

No es la voluntad de Dios dejar a nadie vagando en el desierto. Él quiere que todos vengamos a Su reposo, a un lugar especial que ha creado para nosotros desde antes de la fundación del mundo.

No debemos flaquear en nuestro caminar con Él. Vayamos con dedicación y constancia hacia la consecución de lo que Dios ha preparado para ti y para mí. Sin importar cuán cansados o débiles nos encontremos; sin importar cuántos obstáculos creamos ver delante de nuestros ojos; sin temor ni temblor que nos amilane.

Dios ha prometido las mejores cosas para nosotros y hemos sentido en el espíritu que este es el año de los logros, el año del triunfo, el año de la retribución agradable de Dios.

Isaías 35:3-4:8 RV 1960
3 Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles.4 Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, NO TEMÁIS; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; DIOS MISMO vendrá, y os SALVARÁ.

8 Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad; no pasará inmundo por él, sino que él mismo estará con ellos; el que anduviere en este camino, por torpe que sea, NO SE EXTRAVIARÁ.

Esa promesa del profeta Isaías se hizo realidad por medio de Jesucristo para TODA la humanidad.

DIOS NOS QUIERE BENDECIR; quiere darnos todas las riquezas que ha separado para nosotros desde antes de la fundación del mundo. Solo Dios nos protegerá siempre.

Filipenses 4:19 BLS
Por eso, de sus riquezas maravillosas mi Dios LES DARÁ, por medio de Jesucristo, TODO LO QUE LES HAGA FALTA.

El mundo está lleno de ofertas atractivas de placeres y supuestas satisfacciones, pero siempre se queda corto en cumplir nuestras expectativas.

En cambio, podemos caminar seguros en que DIOS CUMPLE TODO LO QUE PROMETE.

2 Timoteo 1:7 RV 1960
Porque NO nos ha dado Dios espíritu de COBARDÍA, sino de PODER, de AMOR y de DOMINIO PROPIO.

Enfrentemos, pues, este año sin miedo y sin temblor y veremos el cumplimiento de las promesas de Dios en cada una de nuestras vidas.

¡Toda la Gloria sea para Él!

[carlos-signature]

Author: Carlos Camacho

Deja un comentario